La iluminación es uno de los aspectos más importantes en el diseño de un espacio, sobre todo teniendo en cuenta que en muy raras ocasiones dispondremos de luz natural en un stand.

Por una parte, permite observar al visitante todo lo que le rodea, pero la iluminación también permite destacar aquellas zonas o productos a los que queremos dar más protagonismo, y aportar al espacio el grado de calidez que nos interese. En resumen: otorga personalidad al stand.

Para que tu evento sea un éxito, debes tener claro el ambiente que quieres crear en el stand y cómo afectará al visitante la iluminación escogida:

  • Luz cálida: relaja y crea un ambiente privado y acogedor, sobre todo si la aplicas suavemente.
  • Luz fría: estimula y crea un ambiente más moderno y público y, en general, es más brillante.

Cómo aplicarla:

Iluminación general: Es la principal fuente y es más funcional. Recomendamos dividirla en varios puntos. Por ejemplo: realizar los techos de madera, lona o truss simplemente, para aumentar la luminosidad del stand.

Iluminación puntual:para iluminar alguna zona o actividad determinada dentro del espacio. Por ejemplo: Lámparas colgadas o de sobremesa, focos dirigidos a una zona concreta, suelo con perímetro o zonas retro iluminadas que indican una dirección o delimitan un área.Este tipo de iluminación nos permite dar relevancia a una zona en especial.

Iluminación decorativa: para destacar algún producto u objeto concreto y aportar un valor estético. Por ejemplo: Leds perimetrales en paneles de imagen o en mobiliario, retro iluminados con secuencias de luz programadas…

iluminacion_stand_cxp

La correcta combinación de estos tres tipos de iluminación en tu stand, jugando adecuadamente con las intensidades, hará que, junto con el diseño, materiales, mobiliario, paneles gráficos, etc, el mensaje de marca llegue a los visitantes tal y como se había previsto.

Para conseguir este efecto, podemos usar los diferentes tipos de luz que existen en el mercado:

LUZ HALÓGENA: Cálida y con posibilidad de regular la intensidad. No obstante, emite un calor residual que puede ser un inconveniente, según para qué se use.

HALOGENURO METÁLICO: No tan cálido como el halógeno, y por eso se utiliza mucho en zonas de exposición, ya que respeta el color natural de los productos y objetos que ilumina.

LUZ FLUORESCENTE: Tiene un consumo bajo, y puede emitir luz fría o cálida,  por lo que es adecuada para largas horas de funcionamiento. Al emitir muy poco calor residual, es una buena opción para imágenes retro iluminadas o para el interior de muebles.

LUZ LED:Considerada la más innovadora, puesto que reúne el bajo consumo y el alto rendimiento. Su principal desventaja es el coste inicial elevado, pero que se amortiza a más largo plazo. Además, al no emitir calor, no hay peligro de que los productos o paneles gráficos puedan estropearse por el exceso de temperatura, o que incluso algún visitante pueda quemarse por contacto. Dispondremos de una iluminación eficiente e instantánea, y con la posibilidad de añadir colores.

En CXP estamos a la última en todas las tendencias de iluminación, para poder ofrecerte aquella que más le encaje a tu proyecto y conseguir una experiencia completa para tus visitantes.